we sign it - Grecia: devolvámosles la democracia (¡Basta ya, Troika!)

Grecia: devolvámosles la democracia (¡Basta ya, Troika!)

“Unión Europea, dirigentes europeos, FMI, agencias de calificación: ¡basta ya de chantaje y de injerencias en la campaña electoral griega, dejen al pueblo decidir!”

n un contexto en que los golpes bajos se acumulan en Grecia (corrupción de diputados, desinformación, restricción de las libertades democráticas…) para impedir la probable victoria del movimiento de izquierda Syriza en las elecciones legislativas previstas para finales de enero, el FMI ha anunciado la suspensión de su ayuda, y el comisario de Economía, Pierre Moscovici, se ha dirigido a los electores griegos para decirles a quién tienen que votar.

Los servidores de las finanzas en Europa están dispuestos a hacer todo tipo de chantajes
Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, ha declarado por su parte que no le gustaría que “las fuerzas extremistas llegaran al poder” en Atenas. En Alemania, el ministro de Finanzas, Wolfgang Schaüble, recuerda que no hay “ninguna alternativa” a las reformas realizadas en Grecia. Mientras, las agencias de calificación comienzan a degradar —¡todavía queda margen!— la nota de la economía griega. Y en la prensa europea, muchos se emplean en propagar el miedo al cambio para disuadir a los pueblos de la Unión de apoyar a formaciones políticas progresistas que proponen el mismo tipo de ruptura económica que Syriza.

Es cierto que una victoria de Syriza en Grecia podría poner en cuestión en el conjunto de la UE las políticas de austeridad impuestas a los pueblos por la Troika (Banco Central Europeo, Comisión Europea y FMI): como enseñan las manifestaciones en Portugal, en España, y más recientemente en Italia o la huelga general en Bélgica, la gente ya no tolera la obligación de pagar una deuda ilegítima al precio de destruir el modelo social que permitía atenuar los males del capitalismo.

Ante esta amenaza a sus intereses —el ejemplo islandés les inquieta todavía— los servidores de las finanzas en Europa están dispuestos a todos los chantajes para confiscar la democracia en Grecia y otros lugares.

Los mismos que permiten la erosión de las libertades en la Hungría de Viktor Orban en nombre del respeto al sufragio universal encuentran legítimo, sin embargo, interferir en la política interior de otro Estado: ¡la defensa de los intereses de los bancos y las multinacionales les parece más importante que defender las libertades!

Compete al pueblo griego, padre de la democracia y hoy mártir de la austeridad, decidir soberanamente su futuro. Nosotros, ciudadanos y ciudadanas de Europa, exigimos a las instituciones financieras internacionales, a las agencias de calificación y a las autoridades europeas que detengan inmediatamente esas presiones indignas. No corresponde a las instituciones europeas y al poder financiero dictar a los pueblos su voto. La austeridad es una elección política que estos pueden rechazar democráticamente. Secundamos a los dirigentes de Syriza cuando dicen que el problema de Grecia es el de toda Europa y que lo que se juega allí podría suponer el principio de una nueva aventura europea.

Nosotros, ciudadanos y ciudadanas de Europa, decimos al pueblo griego: no tengáis miedo, estamos a vuestro lado.

Nuestra Europa no es la suya, es la vuestra.

Signer

Compartir con su entorno